Archivo de la categoría: Crónicas

Lafita y los ‘secretos’ de todas sus camisetas

Anuncios

Lafita: “Podía haber seguido, pero no hubiera sido honesto”

Entrevista a Ángel Lafita en Marca por Sonia Gaudioso 17/04/18

Ángel Lafita ha dicho adiós al fútbol profesional. Después de 12 temporadas en Primera, 273 partidos y 36 goles, el aragonés cuelga las botas a los 33 años. Atrás deja miles de recuerdos vividos como futbolista de Zaragoza, Deportivo, Getafe y Al-Jazira que repasa con MARCA en esta entrevista.

Hace unos días anunció su retirada del fútbol. ¿Ha sido una decisión muy meditada?
Sí, mucho. Mi último año en Abu Dabi fue complicado y me dio mucho tiempo para pensar y replantearme mi futuro. Ha sido cansancio mental. Cuando mentalmente no estás, es difícil que el cuerpo te acompañe. Si no estás al 100% para competir, lo mejor es echarse a un lado. Podía haberlo alargado dos años más y haber seguido, pero no hubiera sido honesto. Prefiero ser feliz con mis principios. Me hubiese encantado despedirme en el césped, pero no ha podido ser.
Su nombre sonó en los últimos años para volver al Real Zaragoza. ¿Existió realmente esa posibilidad?
Sí, es verdad, pero nunca fue tanto como parecía. Las veces que sonó, la más fuerte fue la última, la de este verano. Hubiera sido maravilloso volver y retirarme con mi gente, con mi equipo, pero por más que quieras una cosa, hay veces que es mejor no hacerlo. No me arrepiento. Creo que era la opción más honesta tanto para mí como para el Zaragoza. Si no vas a poder dar el máximo como profesional, hubiera sido engañoso. Me quedo con los bonitos recuerdos que tengo.
¿Qué le ha quedado pendiente?
Despedirme en Zaragoza. Ojalá hubiera tenido fuerzas para hacerlo. Y jugar en la selección. Es una espinita que se me quedó clavada. Cuando te ponen el caramelo en los labios y te lo quitan al momento dices ‘jolín, qué pena’. Creo que me faltó eso. Más que un título, por las circunstancias y las épocas que me tocaron vivir en los equipos que jugué, lo que echo de menos es no haber vestido la camiseta de mi país, aunque sólo hubiera sido una vez.
Siempre dijo que las salvaciones agónicas que consiguió con el Real Zaragoza fueron sus títulos…
Sí, cuando no puedes aspirar a un título te propones un objetivo en la temporada y tanto en Zaragoza, en mi segunda época, como en Getafe era salvarse. En el Deportivo se aspiraba a algo más. Por eso, para nosotros lograr aquellas permanencias tan épicas, sobre todo, la de Manolo Jiménez eran como ganar un título.
¿Cómo vivieron desde dentro aquella temporada 11-12, en la que en marzo parecía que estaban descendidos?
Fue una locura. Después de salir goleados en Málaga estábamos destrozados. Los capitanes tuvimos que salir a dar la cara. No sabíamos qué decir. No me salían las palabras. A partir de ahí decidimos ir partido a partido y empezamos a ganar y recortar puntos. Y salió lo del ‘Sí se puede’. Al final lo conseguimos en Getafe. Fue algo increíble. Mi último gol con el Zaragoza se lo hice al Racing en un partido importantísimo, aunque yo doy más valor al que le hice al Sporting en El Molinón, en el último minuto. Si no hubiéramos ganado ese encuentro, ya no hubiésemos tenido opciones de salvarnos.
Su único título lo logró en Emiratos Árabes.
Sí, me hubiera gustado ganar uno en España. Allí hay más igualdad. En mi último partido como profesional conseguí la Copa del Presidente. Me siento orgulloso de haber levantado ese título.
Rozó otro con el Zaragoza en 2006.
Sí, perdimos la final de la Copa contra el Espanyol en el Bernabéu. Habíamos eliminado a Barcelona, Atlético y Real Madrid. Cuando vas tan de favorito, normalmente te llevas el batacazo. Es lo que nos pasó. Fueron justos vencedores. Yo no jugué la final. Estuve en el banquillo.
¿Con qué se queda de su etapa en el Zaragoza?
Fueron dos muy diferentes. En la primera estuve dos años y no jugaba mucho porque había futbolistas espectaculares en la plantilla. Yo entendía no jugar. Sabía mi papel. Por eso decidí irme cuando Víctor Fernández fue franco conmigo. Me costó tomar la decisión, pero quería hacerme como jugador y tenía que irme fuera para volver hecho. Mi segunda etapa la calificaría como agónica. Era un constante sinvivir diario. Durante dos años fui el único de casa y todo me llegaba más. Fue muy intenso y vivimos temporadas duras.
¿Y del Deportivo?
Fue mi mejor época como jugador y pude jugar en Europa. Ha sido donde más disfruté en el campo. Me quedo con la pena de no haberme podido despedir de la afición. Sentí muchísimo cariño en esos dos años y guardo muy buenos recuerdos. Me hubiera gustado despedirme de otra forma, pero las circunstancias de los dos clubes me pillaron en medio. Fui un daño colateral.
También pasó por el Getafe.
Como venía de una etapa difícil en el Zaragoza con mucha presión, entonces fue como liberarme un poco y disfruté más de la vida y la familia. Lo llevé de mejor manera. Me fui muy satisfecho y le tengo mucho cariño a ese club. Tengo muy buenos amigos.
Finalmente decidió salir al extranjero. ¿Cómo fue la experiencia en el Al-Jazira?
Venía de una lesión importante, me había roto la rodilla, y estuve ocho meses parado. Lo pasé mal y te planteas muchas cosas porque no sabía si iba a volver bien. Después de recuperarme, debuté, marqué y me empezaron a salir bien las cosas. Entonces apareció la oportunidad del Al-Jazira. Me costó mucho tomar esa decisión porque no iba solo. Iba con mi mujer y con dos hijos, uno recién nacido, a una cultura totalmente distinta. Nunca habíamos salido de España. Lo que pasa es que este tipo de oportunidades sólo se presentan una vez. La tomas o la dejas. Y voy a ser sincero, era una oportunidad que te solucionaba la vida. No quería arrepentirme de no haberla tomado, sobre todo, por mis hijos. Tenía más recorrido en España pero fue un tren que cogí. Estuve seis meses y logré la Copa y a la siguiente temporada fue difícil. Había un cupo de extranjeros, un máximo de tres por equipo, y estábamos siete. Entonces, cuatro teníamos que salir. Ese año me ayudó a replantearme la vida. Me hubiera gustado alargarlo hasta los 35 pero entre que no jugaba y de repente llevaba un año sin competir, pues tomé la decisión de dejarlo.
¿Se arrepiente de algo?
No. Hay una película muy buena que se llama ‘Efecto mariposa’ en la que intentas arreglar una cosa y entorpeces otra. Las decisiones que tomó son a conciencia. Me podía haber ido mejor, está claro, pero también peor. Me siento orgulloso de mi trayectoria. He estado 12 años en Primera división.
Si cierra los ojos, ¿a dónde le lleva su cabeza?
Al día de mi debut en el Calderón (28-8-2005). Recuerdo todo. Entré con el pie derecho y sustituí a Sergio García. Luego también me acuerdo del partido en el Bernabéu donde marqué dos goles. Hace poco me dijeron que había muy pocos jugadores que habían logrado marcar dos goles en el mismo partido en el Bernabéu y en el Camp Nou. Ahora lo valoro más.
¿Cuál fue su mejor gol?
Uno que conseguí con el Deportivo frente al Betis en Sevilla. Cogí el balón en el centro del campo, me regateé a uno y al final disparé a donde fuera y se coló dentro. Otro bueno que hice fue en Tenerife con el Zaragoza.
Un entrenador.
Sería injusto quedarme sólo con uno, pero también lo sería no decir al que me dio la oportunidad de conseguir todo esto. Víctor Muñoz fue el que me hizo debutar.
¿Con qué compañero nunca se imaginó jugar?
Con Pablo Aimar. En la época del Valencia yo lo veía por la tele y decía ‘¿qué es esto?’. Era una locura. Luego tuve la suerte de compartir vestuario con él, aunque le tocó la etapa final de su trayectoria, pero lo veías recibir o golpear el balón y era distinto a cualquier futbolista.
¿Cuál fue su peor momento?
La época del conflicto entre el Deportivo y el Zaragoza. Hubo una interpretación del contrato en la que cada uno decía una cosa y luchaba por sus intereses, pero el daño colateral era yo. Estaba con las maletas preparadas y no sabía qué hacer. El Depor me pedía a mí 25 millones de euros, que era mi cláusula, algo que yo no tenía. Luego tuve que entrenar a escondidas. Recuerdo que en la casa de mis padres estaba la prensa en la puerta, como si fuera el Sálvame. Todo aquello que viví me pasó factura. Cuando empecé a jugar ya no era yo, no era el del Deportivo. Me fastidió no poder ser el mismo. También lo pasé mal cuando me rompí la rodilla en el Getafe. Fue otro de mis peores momentos.
Tampoco debe ser agradable vivir todo el capítulo sobre el supuesto amaño del Levante-Zaragoza. ¿Cómo lo lleva?
No puedo hablar mucho del tema porque el abogado no me deja. Yo tengo la conciencia muy tranquila.
¿Ve al Zaragoza en Primera la próxima temporada?
Ojalá se mantenga el Deportivo y suban el Zaragoza y el Huesca. Me haría muy feliz. Tener dos equipos aragoneses en Primera sería un orgullo y una alegría. Todos somos de la tierra y habría que ayudarse. Las dinámicas son opuestas. El Huesca va de arriba a abajo y el Zaragoza al revés. A Zapa le veo todos los días y se lo digo. ‘Tenéis que aprovechar, es el momento. Os sale todo’. Ahora mismo todos los equipos temen al Zaragoza. Es el momento de ir a por todas. Hay una estabilidad institucional, un gran grupo en el vestuario y la afición está volcada. Todo eso se nota.
¿Lo vamos a ver más por La Romareda?
Sí, siempre he tenido mi abono. Como aficionado voy a ser uno más que anime. Ahora ya mi hijo está cogiendo el gusanillo del Zaragoza y ojalá podamos vivir el ascenso.
¿Qué va a hacer a partir de ahora?
Quería tomarme un año sabático para aprovechar el tiempo con mi gente. En julio voy a hacer un campus en Castiello de Jaca de la mano de Cepid. Me gusta trabajar con gente joven porque tienen esa ilusión e inocencia que, quizá, en el fútbol profesional se pierde. Después ya veremos, pero me veo más trabajando con niños que con adultos.

Entrevista a Lafita en SER Deportivos Aragón

SER Deportivos Aragón. Juan Carlos Yubero y Santi Sáez

Entrevista a Ángel Lafita en el programa de Cadena Ser Zaragoza SER DEPORTIVOS ARAGÓN de 12/04/18 Pulsar Aquí

Ángel Lafita. Su trayectoria

Ángel Lafita comunicó este lunes dos de abril su despedida del fútbol profesional, cuelga las botas tras una buena trayectoria para dedicarse en su ciudad a otras actividades y sobretodo a su familia.

Sin alardes y sin pompas, como a él le ha gustado siempre, decidió redactar un comunicado y mediante el canal de su peña, difundirlo a través de las redes sociales.

La repercusión en medios y las muestras de cariño y aprecio recibidas han sido incontables, emocionando a Ángel.

Ángel desde que regresó de Emiratos podría haber fichado por algún equipo extranjero e incluso alguna oferta nacional, pero no tan interesantes personalmente para afrontarlas y escogiendo finalmente una etapa de vida al margen del fútbol y sobretodo junto a su familia, más considerando su reciente paternidad.

A nivel personal su mayor deseo para poner fin a su carrera hubiera sido haber podido aportar al Real Zaragoza su fútbol y veteranía dentro y fuera del campo, contribuir a devolver al equipo a la categoría que merece, pero como expresaba en el comunicado no se sentía con fuerzas suficientes.

Repasamos su trayectoria deportiva, Ángel Lafita tras pasar por las categorías inferiores del Real Zaragoza disputa con el Real Zaragoza B dos temporadas, 2003/2004 y 2004/2005 en segunda B en las que junto a Longás, Chús Herrero, Linares, Zaparaín, etc. están a punto de ascender a 2ª, sumando Ángel 65 partidos jugados y anotando seis goles.

Ángel Lafita en su etapa en el Real Zaragoza B

Es ascendido al primer equipo del Real Zaragoza por Víctor Muñoz en verano de 2005 y debuta en primera división en la primera jornada de liga 2005/06 el 28 de agosto de 2005 en el Vicente Calderón frente al Atlético de Madrid. Esa campaña juega en 13 partidos y en la siguiente 32 buscando un hueco en el equipo de delanteros como Diego Milito, Ewerthon, D´Alessandro, Savio, Sergio García u Óscar.

Formó parte de la plantilla subcampeona de Copa del Rey 2006 y se estrenó como goleador zaragocista en El Sardinero en la temporada 2006/07 en la que el equipo se clasifica para la copa de la UEFA con Víctor Fernández en el banquillo.

En verano de 2007, Víctor Fernández le indica que no va a tener muchas opciones de jugar en el ambicioso proyecto de Agapito de Matuzalem, Oliveira, Aimar, Ayala, Diego Milito & Cía y el “Lince” Lafita en busca de demostrar su calidad marcha cedido por dos temporadas al Deportivo de la Coruña donde en un equipo que apuesta por jugadores jóvenes rinde a excelente nivel, disputa con los gallegos en dos temporadas (2007/08 y 2008/2009) 70 partidos y marca 12 goles, sintonizando con la grada de Riazor y consiguiendo el título de la Intertoto en 2008 y siendo máximo goleador del equipo en 2009 con 9 goles.

Lafita llega a alinearse con los coruñeses la primera jornada de la liga 2009/10 en el Bernabéu para ser el último día del mercado de fichajes cuando el Real Zaragoza, recién ascendido a primera, lo recupera apelando a una opción del controvertido contrato con el Depor, desatando una disputa entre clubs que finalmente se resolvió  en los tribunales y donde Ángel fue víctima de la situación, teniendo que entrenar por su cuenta en tanto no se resolvió en LFP sobre su situación.

La segunda etapa de Ángel Lafita en el Real Zaragoza se prolonga tres temporadas (2009/10 2010/11 y 2011/12) en las que juega 97 partidos y marca 11 goles, entre ellos el inolvidable doblete en la victoria en el Bernabéu 2-3, o  goles claves para la permanencia en las victorias en el Molinón y en La Romareda ante el Rácing  en 2012.

Son temporadas deportivamente críticas, agónicas en el plano deportivo y desastrosas en el directivo, con el equipo peleando por eludir el descenso en la primera de ellas tras una mala primera vuelta los 7 refuerzos de invierno permitieron  la reacción iniciada con la victoria 1-3 en Tenerife con goles de Suazo, Colunga y el propio Ángel Lafita.

Las temporadas siguientes son también de sufrimiento con el equipo permanentemente en posiciones de descenso y salvaciones in extremis en la última jornada venciendo ante el Levante y Getafe en sendos desplazamientos masivos de la afición zaragocista. Ángel es pieza importante en el equipo junto a Gabi, Ponzio, Ander, Postiga o Roberto.

 

Pese a su deseo de renovar con el Real Zaragoza no se alcanzó un acuerdo con la directiva y libre anunció su fichaje por el Getafe, club en el que disputó en primera división tres temporadas y media 2012/13 2013/14 2014/15 y media temporada 2015/16.

Con los azulones disputa 99 partidos oficiales con 16 goles, destacando un doblete en el Nou Camp en empate a dos en mayo de 2014 partido clave para los madrileños, siendo siempre importante en el equipo,  tanto en los partidos como en el vestuario. Como circunstancia más negativa en su carrera sufre una grave lesión de rodilla en diciembre de 2014 partido en Los Cármenes de Granada, diciendo adiós a la temporada y afrontando un arduo período de recuperación retornando en la siguiente completamente restablecido.

Ángel Lafita celebra un gol con el Getafe

Doblete en el Nou Camp de Lafita

A comienzos de enero de 2016 recibe una importante oferta del equipo Al-Jazira de Emiratos Árabes y es traspasado por el Getafe a los asiáticos emprendiendo una etapa profesional y familiar diferente. Llega con el equipo en posiciones bajas de la tabla lejos de sus objetivos y consiguen a partir de entonces buenos resultados, disputando hasta junio un total de 18 partidos en tres competiciones: UAE Gulf,  la AFC Champions y  la Presidents Cup de Emiratos en la que obtiene el título de campeón.

 

AFC Champions League 2016 Acreditación

Ángel Lafita con Al Jazira

Sin embargo la temporada siguiente 2016/2017 el club decide caprichosamente prescindir de los jugadores extranjeros en plantilla para traer otros y al no alcanzar un acuerdo de rescisión es apartado del primer equipo permaneciendo en Emiratos esa temporada entrenando disciplinadamente y en espera de una solución en forma de acuerdo de rescisión o traspaso.

Finalmente es en verano de 2017, con una temporada más de contrato, cuando alcanzan las partes un acuerdo de rescisión y vuelve a Zaragoza donde sigue entrenando por libre hasta que finalmente centrado en nuevas actividades y en la familia decide retirarse definitivamente del fútbol a los 33 años.

Jugador destacado por sus cualidades de rapidez, técnica y polivalencia en bandas y segunda punta, Ángel ha jugado 10 temporadas como profesional en La Liga, todas ellas en primera división (5 con el Real Zaragoza en dos etapas, 2 con el Deportivo y 3 y media con el Getafe), más de 300 partidos en primera división y 44 goles, siempre ejemplar profesional y compañero, dice adiós a su etapa deportiva, zaragocista de corazón le queda la espinita de no haber conseguido mayores logros que la permanencia en su equipo y tuvo oportunidades en su momento de haber recalado en algún equipo con aspiraciones importantes como el Atlético de Madrid o el Villarreal, también opciones de Premier y liga rusa e incluso se dice que estuvo en la agenda de Del Bosque en su etapa coruñesa.

En lo personal siempre ha sido cercano a los aficionados, a las aficiones de sus respectivos clubs, a las peñas y especialmente a su peña y presto a colaborar para causas donde su apoyo pudiera ser útil, particularmente si están relacionadas con la infancia. Ángel dice adiós al fútbol pero con toda certeza continuaremos sabiendo de él.

Ángel Lafita cumple 33 años

IMG-20170624-WA0008

Ángel Lafita

Hoy 7 de agosto cumple Ángel Lafita 33 años, le deseamos todos los integrantes de su Peña un feliz cumpleaños. Disfruta del día Ángel.Guardar

Calendario Liga 1-2-3 Real Zaragoza 2016/2017

IMG-20160716-WA0001