Las tribulaciones de Ángel Lafita

 

Ángel Lafita frente al Hércules en el partido de la primera vuelta

Transcribimos artículo como firma invitada de Norberto Caudevilla en diarioaragones.com en el que comenta como Ángel se convierte tras la marcha de Ander en el referente “pingüino” del Zaragoza, entendido como el único de la cantera.

LAS TRIBULACIONES DE ÁNGEL LAFITA

Me refiero al excelente futbolista del Zaragoza, que una vez consumado el traspaso de su compañero Ander Herrera al Atlétic, ostenta la muy digna condición de ser el único jugador aragonés y formado en las categorías inferiores del club que forma parte de la plantilla, uno de veintitrés.

Dicen, que en la etapa en que la Yugoeslavia de Tito se descomponía en en un ramillete de pequeñas repúblicas a los partidarios de mantener la antigua Yugoeslavia, eran tan pocos y tan raros, que sus propios compatriotas los llamaban “los pingüinos“. Sería preocupante que la dignísima condición ostentada por Lafita vaya a convertirlo en algo tan extraño para los aragoneses como el pingüino en los Balcanes.

Las tribulaciones le vienen al jugador no sólo porque no hay forma de entenderse en un vestuario que es la ONU, sin esa complicidad que hace a los jugadores del Barsa y en menor medida a los de otros equipos, entenderse porque se conocen desde chicos . Lo que le preocupa es comprobar que la noble afición de la Romareda tan paciente y generosa con los jugadores que vienen de fuera se pone nerviosa cuando a él no le salen las cosas bien y ya nota los primeros silbidos impacientes. Y conoce lo que le pasó a Cani, a Soriano y a tantos otros que se tuvieron que marchar.

Muchos aragoneses que no van al fútbol, se dan cuenta de lo injusta e insoportable que es la situación en una empresa como el Real Zaragoza que es aragonesa que se beneficia de favores del Ayuntamiento de Zaragoza y del Gobierno de Aragón y que además solicita trato de favor de las Cajas aragonesas, y todo para que el único jugador aragonés que hay en la casa tenga que sentirse como un extraño.

Todos los que participan en el mundo del pelotón son más o menos responsables de esta situación. En primer lugar los dueños y directivos de la empresa por no saber planificar una plantilla con la que se identifique la gente de la tierra incluida la que sólo sigue a su Zaragoza por los medios de comunicación. También la sufrida afición tan dura e intransigente con los jugadores de aquí, y los medios de comunicación que se deslumbran o pretenden deslumbrar con fichajes mediáticos aunque vengan a dar al Zaragoza sus últimas patadas.

Pese a todos, muchos aragoneses se alegran de que Lafita y otros como él puedan jugar en el Zaragoza porque los raros, los extraños, los pingüinos son los otros, son los que han llevado al equipo al mayor desprestigio desde que existe.

Anuncios

Publicado el 9 febrero 2011 en Crónicas y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: